jueves, 24 de febrero de 2011

Lección 3: si saben contar comiencen a hacerlo

Un millón de ocupaciones me han impedido continuar este blog hasta ahora, pero aquí estamos de nuevo con esta breve y –espero– sencilla nota.

Pues bien, toda partitura tiene como uno de sus principales elementos, inmediatamente después de la armadura de clave (que nos indica si emplearemos clave de sol, de fa o de do) un par de números, uno debajo del otro, como una especie de quebrado matemático. ¡Tranquilos, aquellos que no se las apañan con las matemáticas, que aquí no vamos a hacer operaciones complejas con sus temidas fracciones! No. Señoras y señores, esos números representan el tipo de compás que vamos a emplear.
Como somos principiantes aquí, comenzaremos con el compás 4/4 (cuatro cuartos). ¿En qué quedamos, pues, con las fracciones?, quizá exclamen algunos. Calma, calma.
En música, el tipo de compás expresa la duración de cada compás (en la partitura se dividen con líneas verticales); en el caso que nos ocupa, que nuestros compases durarán cuatro tiempos: un, dos, tres, cuatro.
Si tienen a la mano alguna partitura musical en tiempo de 4/4 y con notas negras (los frijolitos oscuros con un palillo, que se llama asta) tomen su violín y toquen cada una de las notas contando los tiempos en voz alta (o baja, si lo prefieren, pero ¡contando!).
Los tiempos, según nos enseñó un maestro de violín de la heroica Cuba, se cantan: un'y-dos'y-tres'y-cua-y [un íiii dos íii tres íii cua íii]. Lo del íii es importante, y es aún más importante que cada sílaba la pronuncien con una duración uniforme, porque más adelante les servirá mucho para tocar las corcheas (aquellas primas de las negras que al asta le añaden la banderita o están unidas entre sí con una sola línea horizontal).
Y es que, si cada nota negra vale un tiempo y cada corchea vale la mitad, al recitar la secuencia, donde tocan una sola nota negra también pueden tocar dos negras (Vgr: negra1= un íii; negra2= dos íii.../corchea1= un, corchea2= íii; corchea3= dos, corchea4= íii...).
Practiquen sus partituras con un movimiento completo del arco para las notas negras y medio movimiento para las corcheas, y háganlo con la velocidad que puedan, intentando más tarde incrementar la velocidad.
Un bonito ejercicio, si no tienen una partitura a la mano, es tocar al aire las cuatro cuerdas del violín, dándole un tiempo a cada una de ellas: sol, re, la, mi, mi, la, re, sol. Y tocar dos notas por cuerda, para sus corcheas: sol, sol, re, re, la, la, mi, mi, mi, mi, la, la, re, re, sol, sol.
Recuerden que tocar al aire significa sin oprimir las cuerdas con los dedos. Hasta la próxima...

2 comentarios:

JUAN dijo...

Hace dos semanas me compré un violín, pese a saber de la dificultad del instrumento, mi desconocimiento de música y solfeo, mi escaso tiempo libre y mi edad (estoy al filo de los 39), porque sueño con llegar a tocarlo. Buscando me encontré con su blog, y quería agradecerle sus claras explicaciones, pues por el momento es de las pocas informaciones útiles que tengo para empezar (aún no he encontrado profesor/a). Espero con ansiedad sus nuevas lecciones e indicaciones, y le agradezco enormemente la creación de este blog. Teresa (España).

anali dijo...

Buen día (12:42am GDL,Méx)fui muy lindo haber encontrado éste blog, y mas darse cuenta de que es de un paisano mio, quiero felicitar al creador de éste blog ya que me ayudo en esta noche de ocio que decidí retomar mis clases autodidactas de violín en mi horario de mayor lucidez mental, una gran desventaja por supuesto ya que por desgracia no pude iniciar los ejercicios recomendados porque mi madre yace dormida en la habitación contigua, aunque tuve una gran tentación de subirme a la azotea y practicar ahí, estilo "el violinista en el tejado" ja ja... además que los perros de los vecinos se habrían puesto a cantar conmigo ja ja.

Me gustaría compartir mi anécdota personal de cómo y porqué decidí aprender violín a pesar de mi limitación por la edad y de que siempre lo vi como un reto inalcanzable por su grado de dificultad, me habría gustado comenzar desde más pequeña, pero estuve perdiendo mi tiempo y escaso talento en la batería y la guitarra desde los 12 años, y aunque la batería me encanta debo admitir que no soy nada buena. El caso es que, hace un año exactamente en abril mientras sufría de insomnio como esta noche, y mientras sumergía mis pensamientos en aspectos ultra sentimentales y felices de mi vida, escuchaba una serie de canciones desde mi mp3 entre ellas "VIVA LA VIDA" de COLDPLAY y me sentí tan emocionada y feliz simulando con mis manos y mi almohada de violín imaginario que yo tocaba esa canción, y me levante con la idea repentina QUIERO TOCAR VIOLÍN, así que pedí prestado un violín y fui solamente a 2 clases muy básicas, en las cuales me enamore al instante. Así que decidí conseguirme un violín propio, para mi suerte recordé que mi bisabuelo (que falleció 3 años antes de que yo naciera) a sus mas de 100 años de edad aun tocaba el violín, era tan admirado en su congregación por eso y porque empezó a tocar alrededor de los 80 o 90 me han dicho, que al instante me reí de la ironía de que yo me limitaba por mis 20 años, ja ja. Una vez más pensando que encontraría obstáculos en mi camino, mi tía-abuela que conservaba el violín de mi bisa, accedió fácilmente a cederme su legado, no sin antes hacerme jurar que lo cuidaría casi con mi vida,así que en efecto no tengo ni ganas de sacarlo a la calle por miedo a que le pase algo, ya que es un violín muy fino, hermoso y antiguo, un NICOLAUS AMATUS 16', que suena más que hermoso y al cual le debo que mis notas desafinadas tengan estilo ja ja...

Pero aquí estoy un año después, retomando mis clases y topandome con este increíble blog que me aclaro muchísimas dudas,y con un lenguaje tan dinámico y sencillo, con decir que tan interesante me pareció que lo leí
todo en una hora y estoy muy entusiasmada por comenzar a practicar mañana.

Bueno me despido, esperando que les parezca interesante mi narración, reciban un caluroso saludo desde Guadalajara, Jalisco., un abrazo y gracias a todo el que lea este comentario.